Si hablamos de alimentación y redes sociales debemos empezar por reconocer que la opinión de los clientes es una prioridad para todas las marcas. Solemos decir que la información es oro, y es totalmente cierto porque nos permite acertar, al menos en mayor medida. Es más fácil diseñar una campaña de publicidad con éxito si conocemos el perfil de nuestros clientes: sus gustos, sus preferencias, sus necesidades…

Y una vez que conocemos a nuestros clientes podemos salir a buscar nuevos horizontes a partir de detectar perfiles similares. Las redes sociales se han convertido en una herramienta imprescindible para conocer a nuestros usuarios. Son el canal perfecto para mostrar nuestros productos, pero también para interactuar, comunicarnos con ellos, conocerlos y saber cómo “enamorarlos”. ¿Quién no tiene un perfil en Facebook o Instagram?

Lo cierto es que hay sectores que funcionan mejor en las redes sociales; podríamos decir que son más “sociales” por naturaleza. El sector de la alimentación es sin duda uno de ellos. Y si además hablamos de productos regionales, es una enorme oportunidad de salir al mundo, ampliar la red de contactos y hacernos conocer en ciudades lejanas. Para las redes sociales no hay distancia física, simplemente se trata de acercarse a través de la emoción. Para que una campaña de Social Media funcione tiene que crear vínculos emocionales con sus seguidores, esto es llegar al corazón. Solo hay una cosa que funcione mejor que esto, y es hablar directamente al estómago. Si en la misma publicación unimos estos dos elementos e invertimos en publicidad tenemos el éxito casi asegurado.

 

Miles de seguidores en Facebook e Instagram

Si echamos un vistazo a las ‘fan pages’ de las cadenas de alimentación nos quedaremos asombrados con la cantidad de seguidores que tienen. Estos seguidores son personas que cada día ven sus publicaciones repletas de fotografías de sus productos y de promociones.

Encontramos una gran cantidad de marcas especializadas dedicadas a productos gourmet, vegetarianos, superalimentos, ecológicos, locales, regionales, dulces tradicionales, galletas y mermeladas artesanales, vinos…

Son negocios que a través de las redes sociales muestran sus productos y llegan al público interesado, gracias a la información que maneja Facebook. De hecho, la publicidad en esta red social permite segmentar el público según sus preferencias. Esto quiere decir que si promocionamos una publicación sobre el vino, Facebook la mostrará especialmente a aquellos interesados en el mundo vitivinícola.

 

Los videos, las nuevas estrellas

Una imagen vale más que mil palabras, y si es un vídeo, todavía mejor. En el mundo de la alimentación, el usuario quiere ver en directo el producto y sus cualidades: color, textura, tamaño…

Si no puede tocar el producto con sus propias manos, el vídeo es la mejor forma de acercárselo y de mostrarle todo lo que puede hacer con él. Las video-recetas se han convertido en un reclamo perfecto para el sector de la alimentación. Después de ver cómo se hace una atractiva ensalada con nueces y vegetales, ¿a quién no le dan ganas de hacer lo mismo?

En definitiva, se trata de socializar tu producto y cuando se trata de uno comestible, es mucho más fácil. Tenemos el viento a favor.

En Roselló Estudio trabajamos desarrollando contenido atractivo para fidelizar clientes, generar nuevos contactos y crecer a través de las redes. ¡Contactanos!