Con la popularización del turismo, en la década del ’60, llegó la necesidad de promocionar el producto turístico, y con ello nació el concepto del marketing turístico. En 1995, Philip Kotler – uno de los padres del marketing– publicó un libro titulado “Marketing for Hospitality and Tourism”, que en su edición en español se conoce por “Marketing turístico”. En él se define el marketing como “la ciencia y el arte de captar, mantener y hacer crecer el número de clientes rentables”.

En este manual de cabecera de las escuelas de turismo se habla también de la interdependencia de la hotelería y los viajes, de cómo gestionar las relaciones con los clientes, diseño de producto para turismo, etcétera. Una guía imprescindible para conocer todos los factores que influyen a la hora de vender y promocionar un producto turístico.

 

La diferencia entre Marketing Turístico y Marketing de Destinos

Muchas veces encontramos información en la que hablan de marketing turístico o promoción turística cuando realmente se refieren a marketing de destino. Pero, ¿qué diferencia existe realmente entre los dos términos?

Cuando hablamos de Marketing de Destinos nos referimos a la promoción de un país o región. Su objetivo es definir e identificar las tipologías de turistas objetivo y desarrollar productos y servicios específicos para satisfacerlas. A su vez se utiliza para comunicar unas características turísticas determinadas para atraer a un mercado emisor determinado. El marketing de destino, en su concepción tradicional, está gestionado por organismos públicos encargados de crear mercado.

En cuanto al Marketing Turístico se puede decir que abarca desde la promoción de localidades desde los organismos públicos como de todas las empresas que forman parte del sector turístico: hoteles, empresas de transportes, gastronomía, comercio, ocio, etcétera.

 

¿Cómo fue tradicionalmente marketing turístico?

Desde que se generalizara el “viaje por placer” y nació el turismo como lo conocemos hoy en día la forma de hacer marketing turístico ha estado muy basada en las propiedades del producto turístico. Para captar nuevos mercados o fidelizar clientes nos basábamos en estudiar, modificar y promocionar el producto en sí.

 

El nuevo consumidor

Y una vez más, Internet lo cambia todo. En los últimos 5 años hemos vivido uno de los cambios más radicales en la forma de consumir de la historia del marketing. Ahora vivimos pegados a un smartphone que nos da toda la información relativa a cualquier producto que queramos consumir al momento. El impacto de esta tecnología ha convertido a los tradicionales consumidores en superconsumidores.

Para entender al Superconsumidor primero hay saber lo que le gusta:

  • La comunicación efectiva
  • Preguntarle todo a Google y las redes sociales
  • La Información personalizada y que le aporte un valor
  • Entretenerse y aprender

… y lo que no le gusta:

  • La información estática
  • Publicidad en radio, prensa y televisión
  • Los mensajes para las masas
  • Que le vendan directamente

El nuevo cliente, y en consecuencia, el nuevo turista:

  • Es muy exigente, dispone de un océano de información para comparar productos y servicios y tomar la mejor decisión de compra.
  • Le gusta hacer pública su opinión y tiene las herramientas para hacerlo de forma inmediata.
  • Rehúye de la publicidad.
  • Es omnicanal. Consume información de muchas y variadas fuentes.
  • Tiene tanto poder que controla la reputación de tu marca.
  • En definitiva, puede ser tu mejor aliado para aumentar tus ventas o tu peor pesadilla si ignorás sus poderes.

 

El nuevo marketing turístico

Ahora, teniendo en cuenta que el comportamiento de los turistas y su proceso de compra ha cambiado de forma tan visible en los últimos años, el concepto de marketing turístico también ha variado. Lo que antes era producto, precio y lugar ahora se suma la experiencia y las emociones.

En la actualidad no basta con conocer la edad, la procedencia y clase social de los perfiles de turista para segmentar a tu público. Ahora tenemos que conocer sus intereses, retos, objetivos y sueños para captar su atención. Debemos ofrecerle información y no publicidad. Tenemos que luchar contra la hegemonía de la reputación online de nuestra marca turística yendo más allá del marketing de servicios turísticos y apostando por enamorar a nuestros clientes.

¿Querés que te ayudemos a crecer en el campo digital? En Roselló Estudio contamos con un servicio específico de marketing on line para el sector turístico, diseñado a partir de nuestra experiencia. ¡Ponete en contacto con nosotros!